|| VOLVER ||
   
 
LA VIEJA TETONA
 
 

Se cree que la vieja es un espíritu maligno que habitaba en las montañas, en las carboneras, en los troncos grandes en descomposición, en las tulpas o en las casas abandonadas.

Cuenta la leyenda que un joven de dieciséis años se encontraba quemando carbón en las carboneras, localizadas en el monte de Tambillo, cerca de la laguna de Cumbal; siendo 11:30 de la noche sintió un viento fuerte y helado que lo despertó, levantó su mirada y observó junto a la carbonera una señora muy gorda, muy fea y tenía unos senos grandes, que se los cuelga para atrás, con sus dedos delgados y alargados raspaba la tierra que cubría la madera que estaba quemando, sacando del fondo carbones encendidos, llevándoselos a la boca y se los comía, después de unos minutos la mujer desapareció.

El joven temblando de miedo recordó las conversaciones de sus padres que decían, que la vieja acostumbra a comer carbón en las carboneras y si la persona que la mira no está protegida por una reliquia ésta se come su corazón o le chupa la sangre hasta que la víctima muere de anemia.

Del cuello del muchacho colgaba un escapulario de la Virgen de las Lajas, lo miró y lo exclamó seguramente, “TÚ IMPEDISTE QUE COMIERA MI CORAZÓN”.